Pelo en vivienda

El 66% de los chilenos tienen problemas energéticos en sus hogares, las viviendas que no están bien aisladas aumentan notablemente los gastos energéticos y el uso de combustibles fósiles, para mantener el calor y el frío en la misma; afectando la calidad de vida y la salud de las personas y poniendo en riesgo al planeta.


Por otro lado, los materiales más usados en la aislación térmica de las viviendas son altamente contaminantes ya que se producen con derivados del petróleo y no son reciclables. A su vez, la industria de la construcción y reparación de vivienda produce más contaminación que la minería, generando un 56% de los residuos sólidos industriales de nuestro país.


Las fibras del pelo ligadas mecánicamente por punzonado de agujas, se transforman en planchas de 60x60cms; capaces de ser una barrera de aislación térmica y acústica. Es un producto circular derivado de un desecho, es completamente natural, duradero y biodegradable al final del proceso.

El pelo como aislante es solo la segunda vida de este residuo: cuando la casa se desmantele, volvemos a recuperar el producto para usarlo en nuevas construcciones, contención de derrames de petróleo, en agricultura para reducir la huella hídrica o hasta compostarlo.


Hoy estamos en etapa de validación técnica y nos encontramos en aceleración del programa Alto Impacto del CoLab de Innovación Social UC

A %d blogueros les gusta esto: